Moscú. Guía de viajes y turismo.

Catedral de Kazán

La Catedral de Kazán en Moscú se encuentra situada en una de las esquinas de la Plaza Roja. El edificio actual es una reconstrucción de la iglesia original, que se destruyó por orden de Iósif Stalin.

El primer edificio que se levantó en ese lugar fue una pequeña iglesia de madera. La mandó construir el príncipe Dmitri Pozharski después de haber recuperado Moscú de los ejércitos de la República de las Dos Naciones. La primera mención en registros históricos es de 1625.

Pocos años más tarde, en 1632, el edificio quedó destruido por un incendio. El zar Miguel I ordenó reemplazarla por una iglesia de ladrillos. En 1636 se inauguró el nuevo edificio. Tenía una cúpula y varias capas de kokóshniki, una amplia galería y un campanario.

A finales del siglo XVII, la Catedral de Kazán sufrió una fuerte ampliación. Se añadió un campanario de mayor tamaño y una nueva entrada. Durante el período imperial se realizaron muchas renovaciones más. Gran parte del diseño original se perdió con los agregados subsecuentes.

En 1936, el entonces gobernante de la Unión Soviética ordenó la destrucción de las iglesias de la Plaza Roja. Baranovski intentó conservarla pero no pudo lograrlo. Sin embargo, tuvo más éxito con la Catedral de San Basilio, que perdura hasta nuestros días.

Una vez terminó el período comunista, la Rusia moderna decidió reconstruir este pequeño templo. La restauración del edificio tuvo lugar entre 1990 y 1993. La financiación corrió a cargo de la Sociedad Rusa para la Preservación Histórica y la Organización Cultural.

El acceso a la catedral es gratuito. Merece la pena entrar y dar una vuelta por su interior. Los fieles acuden regularmente a la celebración de misas.

Salir de la versión móvil