Moscú. Guía de viajes y turismo.

Visitar Moscú

Visitar Moscú es realmente recomendable. La capital de Rusia tiene una gran cantidad de tesoros para los turistas. Y eso hace difícil planificar el número de días que podemos pasar allí. En realidad, aunque empleemos varios días, tendremos la sensación de dejarnos cosas sin ver.

La idea que vamos a proponer es la de un viaje de tres días completos. No vamos a tener en cuenta el día de entrada ni el día de salida del país. Es posible que una persona llegue a Moscú una tarde desde España, tenga tres días para ver la ciudad y luego vaya, por ejemplo a San Petersburgo. O quizás su origen sea la antigua capital y la vuelta a España se realizaría desde Moscú.

Primer día para visitar Moscú

En un primer día, se puede pensar en visitar la zona más turística de la capital. Por lo tanto, deberíamos pensar en acudir al Mausoleo de Lenin, en plena Plaza Roja. Teniendo en cuenta que el edificio abre a las 10 de la mañana y suele haber una hora de cola, hay que estar allí con cierta antelación. Una vez hayamos visto el mausoleo por dentro, podemos pensar en entrar en la Catedral de San Basilio.

Luego, aunque solo sea por curiosidad, se puede entrar en el centro comercial GUM. No es apto para cualquier tipo de bolsillo pero es un sitio curioso y bastante grande. La cercana calle Nikolskaya es peatonal y muchos moscovitas van allí a tomar algo en sus cafeterías. Pero no podemos dejar de lado la bonita Catedral de Kazán. Verla por dentro apenas lleva 10 minutos pero es realmente bonita.

Tras eso, podemos adentrarnos en el interesante Museo Estatal de Historia. Allí podremos aprender muchas cosas de la historia del país. Más tarde podemos dar un paseo por el Jardín de Alejandro y acercarnos a la Torre Kutafiya. Con nuestras entradas ya compradas, podremos adentrarnos en el recinto del Kremlin. Si visitamos la Armería y el Complejo arquitectónico de la plaza de la Catedral, ya tendremos el primer día completo.

Segundo día en el Centro Panruso de Exposiciones

Podemos plantearnos la opción de pasar un día completo en el Centro Panruso de Exposiciones. Esto solo se puede contemplar para los amantes de los museos y los zoológicos. La idea es pasear por el recinto y visitar algunos lugares por dentro.

Por ejemplo, el Transbordador Burán funciona a modo de museo. Se puede ver por dentro y nos ayudará a entender mejor la carrera espacial soviética. No muy lejos queda el Centro de Cosmonáutica y Aviación. A un lado, en el pabellón 55, podremos ver muchos pequeños museos. Uno de los más interesantes es el Museo de Ilusiones Ópticas. Pero donde más tiempo podemos emplear es en el Moskvarium. Se trata de un zoológico de animales marinos dentro de un gran edificio.

Cuando terminemos aquí, podemos salir del Centro Panruso y dirigirnos al increíble Museo de la Cosmonáutica. Allí podremos ver réplicas del Sputnik y de otras naves soviéticas, rusas, americanas y europeas.

Para finalizar la visitar, podemos ir hasta la Torre Ostankino. Cabe la posibilidad de subir al mirador, a 337 metros de altura, y disfrutar de las vistas de la ciudad. Quizás sea más espectacular ir de noche que de día. Pero eso depende de los gustos de cada persona.

Tercer día para visitar Moscú

Para concluir este viaje, propondremos tres actividades que pueden llevar todo un día. En primer lugar, la visita al Museo Pushkin y su increíble colección de arte. Desde los mundos egipcio y griego hasta nuestros tiempos. Después de pasar varias horas allí, nos podemos dirigir a la cercana Catedral de Cristo Salvador. La visita a este imponente templo puede llevar una hora más o menos.

Para finalizar el día y el viaje, podemos hacer uno de los cruceros por el Río Moscova. Algunos duran 3 horas e incluyen cena. Por lo tanto, creemos que es una gran forma de terminar el viaje a Moscú.

Salir de la versión móvil